Alejandro, de profesión… niño. Por ahora. Le gusta mucho el baile. Durante la sesión no hablaba de otra cosa. Es incansable cuando se pone a bailar y, para utilizar sus propias palabras, diría que baila «fenomenal». Es un fenómeno :) .